ver palmarés del club

Historia

Historia del Real Club Marítimo Santander

Desde su fundación el 13 de octubre de 1927, el RCMS –cuyo ilustre precedente fue el Real Club de Regatas- se ha convertido en una de las sociedades deportivas de más prestigio y actividad de España.

El mismo año de su fundación, contando con el apoyo entusiasta de Alfonso XIII –Presidente de honor y activo participante en la vida del Club durante sus veranos santanderinos- se organizó la gran regata internacional Nueva York - Santander, que tendría lugar el siguiente verano. Esta fue la primera de una serie de regatas internacionales entre la capital montañesa y otros puertos franceses e ingleses, que dieron renombre atlántico al recién nacido Club.

Al advenimiento de la Segunda República, el Marítimo sufrió las salpicaduras del bronco ambiente político, siendo saqueada e incendiada su primera sede por una manifestación violenta, en Agosto de 1932. De las ruinas del casetón de madera, -que había sido embarcadero para los trasatlánticos fondeados en la bahía-, surgió el proyecto de un nuevo edificio. Este se levantó sobre pilotes de hormigón armado junto al espigón de Puertochico, al que le une una breve pasarela. Su estilo es el estructuralista, propio de los años treinta del siglo XX que se inspira precisamente en la arquitectura naval, semejando así el Club a un trasatlántico blanco atracado al legendario muelle santanderino.

Después del terrible paréntesis de la Guerra de España, y de la sucesiva Segunda Guerra Mundial, el RCMS mantuvo un obligado perfil bajo con escasas actividades deportivas y supliendo con entusiasmo la escasez de medios, a la espera de mejores tiempos.

Ya en 1948, la regata Brixham - Santander, y al año siguiente, la Belle-Ile - Santander suponían, en lo deportivo, la ruptura del cerco internacional reanudando la tradición de los primeros años del Club. Así se organizó en 1957 una gran regata Nueva York - Santander, en colaboración con los Clubes de Yates de Nueva York y La Habana, seguida en 1958 por otra entre Cowes y Santander.

Además de estas regatas internacionales, la bahía servía de campo de regatas a nuevos veleros, como los curiosos Star y las ágiles Lagunejas o Snipes, al compás del resurgir económico de los años sesenta, que culminaron en la brillante Semana Naval de 1968, en la que tanta parte tuvo el Marítimo. Este histórico decenio experimentó un rápido crecimiento de regatistas y nuevos tipos de barcos -Dragón, Finn, Dinghy, Vaurien y Optimist- en parte consecuencia de una feliz iniciativa, como fue la escuela de vela de El Puntal a finales de los sesenta. Allí se multiplicó la afición marítima entre los más jóvenes, y fue el caldo de cultivo para la excepcional cosecha posterior de triunfos y premios.

La mejora de las instalaciones deportivas del Club, con los muelles flotantes y los atraques de la dársena de Puertochico, fueron la mayor novedad de los dos últimos decenios del siglo XX. Hay que reseñar el atentado terrorista que, el 19 de Octubre de 1987, dañó gravemente el edificio social, luego reparado con todo respeto a su larga tradición y buen estilo.

Desde los años ’80, con el precedente de las medallas olímpicas de Montreal (1976) y Moscú (1980) numerosos deportistas han conquistado grandes éxitos, como copas y campeonatos de España, de Europa y del mundo así como grandes éxitos en navegación oceánica. Esto es consecuencia en gran medida de las regatas que realizan todos los fines de semana, en las que los componentes deportivo, social y competitivo son los ingredientes necesarios para participar. Hasta bien entrado el Siglo XXI las clases predominantes en Santander fueron la de Snipe y First Class 8, acogiendo a la mayor parte de los regatistas de nuestro club. Pero no debemos olvidar, además de las mencionadas, otras clases que forman parte del palmarés de nuestros deportistas como son la clase Tornado, 470, 49er o Crucero. En la actualidad, desde el año 2006, la flota J-80 sustituye al clásico FC8, siendo una de las más numerosas e importantes de España y en la que contamos con campeones mundiales.

No solo nuestros deportistas avalan el buen nivel del que en la actualidad gozamos. El Club es organizador de copas y campeonatos de España y de Europa y en 2009, fue organizador del Campeonato del Mundo de J-80. Todos los eventos que realizamos nos ayudan a mejorar y prepararnos para emprender el nuevo proyecto para Santander como sede mundial de las clases olímpicas en 2014.

Historia en imágenes